Lidia Lobaiza

Lidia Lobaiza

Trabajo isleño

Transporta ya la luna sus débiles reflejos,
mientras al alba ondea un enjambre de pájaros;
un celeste dormido se acuna en los espejos,
y los nidos se quedan solos entre los gajos.

Hacia el oeste apunta un sol de ojos de fuego,
que encandila el rojo dulzor de los ceibales;
mientras el canoero entrelaza su ruego
buscando un techo nuevo entre los pajonales.

Las redes ya tendidas esperan a los peces,
el anzuelo se mueve con su diente filoso,
una sarta brillante saltando se estremece
y el corazón se ensancha de armonía y de gozo.

El islero recoge su pequeña fortuna,
canta como el boyero su alegría y su pena;
verá irse las horas, las sentirá una a una,
con sudor y fatiga, siempre rema que rema.

Y llegando la noche, con sus hijos y esposa,
rodando alegremente las migajas del pan,
el cansancio aletea como una mariposa,
y se duerme soñando con otro día igual.

(aire de chamame)
Lidia Esther LObaiza de >Rivera-Coronda-

Compartir

    Enlace permanente a este artículo: http://www.la931.com.ar/1074/

    Comentarios

    A %d blogueros les gusta esto: