Editorial ¿Qué hacemos por ellos?- Rubén “Pipo” Sanchez-

Muy buenos días Aldo, un saludo para Vos y todo el equipo de la mañana activa.

Estarán notando que esta no es la forma habitual de comunicación que día a día mantenemos dando a conocer los distintos hechos que captamos  con un lente informativo comunitario.Y esto tiene que ver con que en ocasiones, por lo menos a lo que a mi respecta, ocurren acontecimientos que me dejan sin palabras, asombrado, con bronca , impotencia… y son en esos momentos en los que recurro al papel, a la palabra escrita, porque mi boca se enmudece y mis ojos se nublan de lágrimas.

Ayer por la noche, a metros de mi domicilio, un pibe del barrio fue hallado muerto dentro de un auto abandonado como consecuencia de una sobredosis.Policías realizando los trámites de rigor, vecinos emitiendo sus opiniones, “ ya lo sabíamos “ dijo alguien por ahí, “ era una rata” expresaba el otro, y como cortina musical de fondo a todas estas experimentadas opiniones, los gritos desgarradores de una madre pidiendo justicia…” nadie me abrio las puertas gritaba mientras era presa de un ataque de nervios..José Katramiz, era un pibe de no más de veinte, que pasó alguna vez por las actividades de un grupo scout del que Yo era miembro. En alguna oportunidad le regalé un libro que es de mi autoría. “recuerdos scouts para compartir”.

José forma parte de la tercera generación de pobres en su familia. Conocí a su abuela antes que su marido le quitara la vida . Conocí a su tío que fue apuñalado y muerto mientras comía un choripan en un Kiosco de la Avenida Aristóbulo del Valle porque no había pagado los servicios de una trabajadora sexual.

Y en esos pagos fue creciendo José. Tratando de safar, siendo respetuoso, educado con los vecinos hasta que un buen día su mirada cambió, sus modales también, comenzó a drogarse, a robar cosas chiquitas, pasó a integrar el equipos de los mal vistos por la gente del barrio, esa, que según los dichos e uno de ellos Ya sabía como iba a terminar José.

Sabés Aldo que antes de anoche, cuando el pibe se estaba despidiendo de esta vida, lo veo sentado cerquita de un fuego que generalmente los vecinos inclementes con el medio también, hacen para quemar de todo, goma, plástico, papel,…. Me acerqué con el grabador y le dije “ José te vas a hacer mierda los pulmones, El me miró, todavía se acordaba mi nombre y me dijo “ Tengo frio Pipo” me estoy calentando los pies.

Claro, que le importaba su salud¡¡¡tenía frío,¡¡ ese que sintió y siente su familia desde hace años , el de la indiferencia, el de la falta de oportunidades, ese que padecen los miles de José que viven “encerrados afuera”, uno de los peores castigos de un sistema de exclusión social.

Ayer habláramos contigo  de mirar con ojos color esperanza, y esto debe ser así, es necesario no bajar los brazos y pelear por nuestros sueños y utopías. Pero también es imprescindible , mientras caminamos esta realidad, no dejar de tener S.E.D, no dejar de sorprendernos por estas cosas, no dejar de emocionarnos y sobre todo no dejar de denunciar , si se puede con nombre y apellido, a los que le cagan la vida a estos pibes

Para que las voces se multipliquen y porque hoy no puedo hablar, te agradezco que lo lean Uds.

Un abrazo enorme.  Pipo

Compartir

    Enlace permanente a este artículo: http://www.la931.com.ar/editorial-ruben-pipo-sanchez/

    Comentarios

    A %d blogueros les gusta esto: